¡Shabbat Shalom! Parashá Vayejí

La Parashá de esta semana es Parashá Vayejí. Es la última lectura del libro de Génesis y cubre Génesis 47:28 – 50:26. Después de terminar la lectura de un libro de la Torá, es tradicional decir “¡Jazak, jazak v’nitjazek!”, Que significa “¡Sé fuerte, sé fuerte, déjanos ser fortalecidos!” ¡Amén!

Parashá Vayejí

Recientemente estuve hablando con algunos familiares y amigos y la conversación se movió a la muerte. La persona de mayor edad que formó parte de la conversación era un hombre de unos ochenta años. No ha hecho ningún plan para su muerte y comentó: “Qué me importa lo que me suceda después de mi muerte”. Este hombre profesa fe y lo que estaba diciendo es que no le importa dónde esté enterrado o cómo se lleve a cabo el entierro. Tal actitud contrastaba con las palabras de Jacob sobre su muerte. Porque Jacob le ordenó a José cuando sabía que su muerte se acercaba,

Si he hallado gracia en tus ojos, por favor, pon tu mano debajo de mi muslo y haz conmigo bondad y verdad. No me entierres en Egipto”. Génesis 47:29

Es importante darse cuenta de que la solicitud de Jacob no fue para su beneficio, sino para influir en su familia de que Egipto no era el lugar para ellos. También es más significativo que Jacob no solo solicitó cualquier lugar en Israel, sino la Cueva de Macpela en Hebrón. ¿Por qué específicamente esta ubicación? Los Patriarcas representan dos temas Bíblicos importantes. Los dos temas son pacto y promesa. En otras palabras, Jacob quería hacer que su familia, especialmente el nuevo líder, José, recordara que él y sus hermanos tenían una responsabilidad de pacto con HaShem y si tenían alguna expectativa de que HaShem cumpliera las promesas de este pacto, entonces tendrían que salir de Egipto y establecerse en la Tierra de Israel.

La acción de Jacob fue la opuesta a la de su hermano Esaú, quien solo pensaba en sí mismo y en su propia generación. Actualmente estoy haciendo un estudio en 2 Pedro. Pedro también habla de las promesas de Di-s (Ver 2 Pedro 1:4) y con respecto a esas promesas, Pedro declara que el Poder Divino del Mesías Yeshúa hará crecer y madurará al creyente para heredarlas. Sin embargo, si uno no está pasando por este proceso que Pedro describe en los versículos 5-8, entonces Pedro informa al lector que es porque la persona “es ciega y miope y ha olvidado que ha sido purificado de sus pecados anteriores” (Versículo 9).

El punto que me gustaría enfatizar de este versículo es que Pedro le informa al lector que es un gran obstáculo para el creyente si no tiene una perspectiva del Reino, es decir, si es miope. Jacob fue fiel porque usó cada aspecto de su ser, incluso su muerte y entierro, para influir en otros con respecto a los planes y propósitos del Di-s viviente. Buen consejo para todos.

Por favor, síguenos y dale like a nuestra página:
error69
fb-share-icon0
Tweet 50

Leave a Reply