La Muerte y el Creyente

Recientemente, hemos recibido varios correos electrónicos relacionados con la muerte. Baruch grabó este breve video para dar algo de claridad y consuelo a los creyentes. Esperamos que lo compartan con familiares y amigos.

NOTA de Yosef: A continuación, una trascripción del audio del video. Espero seas bendecido con la enseñanza. Compártela con aquellos que estén pensando en un ser querido.

La Muerte y el Creyente

Una de las peores experiencias que puede tener una persona es la del dolor y el dolor por la muerte de un ser querido y lo verdaderamente triste es… es esto. Que esos horribles sentimientos de pérdida por estar solo con el dolor no llegarán a su fin hasta que tú mismo mueras.

Entonces, mientras estés vivo y separado de ese ser querido, esos sentimientos no van a cambiar. Pero estas son las buenas noticias. Si esa persona que has perdido es un creyente; y tú también eres creyente, es decir, si ambos han aceptado la obra de redención del Mesías el Cristo, estoy hablando de Jesús de Nazaret, si lo has recibido en tu vida; reconociendo tu pecaminosidad y confiando en Su muerte como el pago total; por todos tus pecados, habrá una gran reunión.

Ahora aprendamos un poco sobre lo que dice la Biblia acerca de alguien que es un creyente… que ha muerto en la fe. Y sabes lo que dice La Escritura, ante todo, esa persona tiene conciencia.

Mira… mucha gente entiende erróneamente lo que está escrito en la Biblia acerca de los muertos. Hablamos de los que están dormidos. Pero la enseñanza es esta. Cuando uno se va a dormir; espera levantarse y, por lo tanto, se convirtió en una tradición dentro de la cultura judía, y de la misma Palabra de Di-s. Hablar de los muertos como durmiendo. ¿Por qué?

Debido a esa expectativa segura para aquellos que están en una relación de pacto con Di-s de la resurrección. Pero la resurrección de un creyente no es solo algo en un futuro lejano. Pero hay una resurrección en el momento en que uno muere; la Escritura, “estar ausente de este cuerpo” el resultado de eso es estar “en la presencia del Señ-r”.

Ahora, ¿cómo sabemos eso? Bueno, el Mesías le dijo una vez a un criminal; uno que era un asesino y un ladrón. Él estaba en esa cruz junto a Yeshúa y uno de esos criminales se arrepintió. Se volvió y creyó en Yeshúa – ese es el nombre hebreo de Jesús – él creyó en el Mesías el Cristo y Yeshúa le dijo, “hoy estarás conmigo en el paraíso”.

Eso es para mostrar que con la muerte viene la intimidad. Vienes a la presencia con el Mesías. El Mesías dice: “Voy y preparo un lugar para ti. Donde yo estoy, tú estarás siempre”.

Ahora, aquellos que enseñan que cuando alguien muere están dormidos, no hay evidencia de esto. Por ejemplo, en el libro de Lucas en el capítulo 16.

Ahora hay quienes dicen, “bueno, esto es solo una parábola”. Bueno, no hay indicadores bíblicos de que sea una parábola. Pero incluso si lo es, las parábolas tratan con la realidad, tratan con la verdad. El Mesías no diría algo falso, incorrecto, para ilustrar algo.

Ilustraba las cosas con la verdad y usaba personas reales; gente, que tenía nombres como Abraham y; en este relato, hay un hombre rico que era infiel y un hombre muy pobre que tenía fe y ambos murieron, pero su experiencia fue muy diferente.

Ese hombre rico que no tenía fe en las promesas del pacto de Di-s; que Di-s originalmente le hizo a Abraham. Este hombre rico … murió, y estaba atormentado; pero se dio cuenta de algo. Estaba consciente; él no estaba dormido, miró a través de este gran, gran valle y vio a quién reconocía.

Reconoció a este pobre hombre que solía mendigar en su puerta y también reconoció a Abraham. Nadie estaba dormido. Ahora, esto fue antes de la muerte, sepultura y la resurrección. Ahora, cuando un creyente muere, y estamos enfatizando en este estudio a los creyentes, cuando un creyente muere, inmediatamente con la muerte son llevados a la presencia de Di-s; con el Hijo de Di-s; con el Mesías en el cielo.

No están dormidos. Tienen conciencia. Ahora, lo segundo que quiero decir se basa en el hecho de que este hombre rico… reconoció a Lázaro, ese pobre mendigo. Reconoció a Abraham. Él lo conocía así, aprende una verdad bíblica. Cuando muramos y vayamos al cielo, reconoceremos a las personas. Reconoceremos. Conoceremos muchas más cosas de las que sabíamos anteriormente en este mundo.

Nos conoceremos uno al otro. Realmente seremos una familia. Ahora mi esposa, por ejemplo, su abuela … perdió a su esposo y estuvo sola durante 44 años. Es mucho tiempo para estar sola. Mucho tiempo para … llorar y tener dolor … esta separación.

Pero quiero hablar un momento sobre … no sobre ella … sino sobre su marido. Ves, cuando uno está en la presencia de Di-s; En el Reino de los Cielos, el tiempo será muy, muy diferente. El tiempo va a ser como si no existiera y, por lo tanto, lo que puede parecer mucho tiempo a la luz de los 44 años de la abuela de mi esposa… muchos, muchos años. Pero para su esposo estos 44 años van a pasar rápidamente. Entonces, cuando un creyente muere, no debemos preocuparnos o estar inquietos por ellos. No están en un estado de coma espiritual o… ni inconscientes ni dormidos. De hecho, están vivos.

De hecho, nunca han estado más vivos. ¿No dice la Escritura que Di-s no es un Di-s de muertos sino un Di-s de vivos? No los que están dormidos; pero los que están vivos. El Di-s de Abraham, Isaac y Jacob. No, ellos están vivos.

Algunas personas recurrirán al Primera de Samuel capítulo 28 y, conocemos el relato; cuando, cuando el profeta Samuel… murió y vio al malvado rey Saúl. Recibió mucho consuelo y consejo de Samuel y sintió que Samuel podía… podía resolver sus problemas mediante la estrecha relación de Samuel con Di-s y, por lo tanto, Saúl fue a ver a una bruja. La Bruja de Endor y convocó al espíritu de Samuel.

Ahora hay mucho que podemos decir sobre esto. Pero el punto que quiero hacer es una respuesta a lo que dicen los demás. Cuando … cuando Samuel habló; dice y, algunas traducciones dicen, ¿por qué me molestaste? Y dicen que estaba profundamente dormido. No es la palabra para perturbar. Si lo revisa bien, es una palabra para enfado. ¿Por qué me has enojado? Verás, Samuel no estaba dormido. Él también estaba en la presencia de… del paraíso con Di-s disfrutando de las promesas de Di-s.

Entonces, cuando un creyente muere, tiene conciencia. Están con Di-s. No existe el mismo sentido del tiempo. No hay ese sentimiento de… de separación que otros que se quedan atrás; que están afligidos por la muerte de ese. No tienen el mismo dolor y tristeza porque están con Di-s; adorando a Di-s; siendo un recipiente de las promesas de Di-s.

Entonces, hay conciencia. Hay una reunión con… con otros creyentes y otros creyentes que son miembros de la familia. Ahora no vamos a estar en el mismo tipo de relaciones, pero conoceremos a esas personas. Los reconoceremos y Di-s nos hará una sola familia.

El tiempo será diferente. Y habrá una buena … una gran experiencia para aquellos que se han ido de nosotros. Entonces, ten la seguridad. No te preocupes por ellos. Si han muerto en la fe como creyentes; habiendo aceptado el evangelio en algún momento antes de morir, están en el Reino de los Cielos con Di-s y no se arrepienten. Tienen alegría. Están unidos con otros que han ido antes que ellos en la fe hasta la muerte. Y están experimentando la presencia de Di-s… la adoración de Di-s y para ellos solo será como un breve momento; ya sean 20 años, 40 años, 50 años o lo que sea.

Sin embargo, no importa cuán tiempo pase de esta separación, para ellos solo será como un breve momento hasta que, una vez más, se produzca ese gran reencuentro que… ese acercamiento con los que dejaron atrás en este mundo. Entonces, puedes estar lleno de dolor y tristeza por ese dolor … por esa separación, es difícil. Pero no te preocupes ni te entristezcas o te llenes de dolor por aquellos que han entrado en el Reino de los Cielos porque están experimentando las promesas de Di-s.

Conocen el gozo de Di-s y le responden con agradecimiento. Y, en un breve momento desde su perspectiva, ustedes y ellos se reunirán.

Nuestro Di-s es un buen Di-s. Nuestro Di-s es un Di-s fiel. Nuestro Di-s no es un Di-s de muertos; pero ha venido para que tengamos vida. Vida abundante aquí y una experiencia gloriosa del reino llena de las promesas y la bondad y las bendiciones de Di-s por la eternidad en ese reino.

Terminaré con esto. Nuestro destino eterno, bíblicamente, se llama la Nueva Jerusalén. Mira, habrá un día en que el cielo dejará de existir y esta tierra, esta creación, no será más. La Biblia dice que habrá un cielo nuevo y una tierra nueva. Esa es una nueva creación. ¿Una nueva realidad y sabes cómo se llama esa nueva realidad? Es el Reino de Di-s en su estado final … es eterno. Y se llama la Nueva Jerusalén. ¿Y sabes por qué se habla en ese término de la Palabra?

Nuevo habla de aquello que es diferente, y esa realidad va a ser muy, muy, muy diferente a la realidad de este mundo. Allí … no habrá más muerte; no más dolor; no más lágrimas; no más enfermedad. ¿Qué va a ser?

Bueno, terminaré enseñándote una palabra hebrea. Todos habéis oído hablar del término Jerusalén en hebreo, “Yerushalayim“. Viene de dos palabras hebreas que significa tomar posesión y la segunda palabra, ya sabes, esta palabra “Shalom“, pero es posible que no conozcas que la palabra Shalom realmente significa el cumplimiento de la Palabra. La palabra de Di-s en esa Nueva Jerusalén vamos a aferrarnos al cumplimiento de la voluntad de Di-s; Sus promesas y sus bendiciones.

Entonces, mi … mi consejo para ti es este; si aún no has aceptado al Señ-r Yeshúa, Jesucristo en tu vida… dirías “” en este mismo momento… Soy un pecador y pido perdón y confío en lo que Di-s ha provisto cuando envió a su único Hijo engendrado en este mundo para morir a fin de que mi deuda por el pecado sea pagada en su totalidad por Su sangre con su muerte. Creo que murió en esa cruz, pero también creo que resucitó significando esta vida eterna.

Si haces esa oración y dices “sí, soy un pecador y confío en Él y lo invito a mi vida” si oras eso; tendrás la seguridad de esa eternidad en el Reino de Di-s mediante la cual experimentarás ese reencuentro con otros creyentes; especialmente aquellos creyentes que tanto amas en este mundo. Nuestro Di-s es un gran Di-s. Acepta su verdad. Recibe Sus promesas y nunca te arrepentirás de haber tomado esas decisiones. Shalom desde Israel

Por favor, síguenos y dale like a nuestra página:
error30
fb-share-icon0
Tweet 50

Leave a Reply