¡Shabbat Shalom!

La lectura de la Torá de esta semana es Parashá Vayeshev. La lectura es Génesis 37:1-40:23. Aquí hay un breve comentario de Baruch:

Parashá Vayeshev

En la lectura de la Torá de esta semana, José es vendido como esclavo. Al principio los hermanos planeaban matarlo. Esto muestra lo fácil que es para el pecado apoderarse de las personas y llevarlas a cometer un acto de violencia física. Uno necesita darse cuenta de que el orgullo y los celos pueden manifestarse por un fuerte odio que conduce al asesinato. Lo único que impedía a los hermanos matar a José fue su deseo de lucro. Como dijo Judá: “¿Qué beneficio que deberíamos matar a nuestro hermano…?” (Véase Génesis 37:26). Este sería un buen momento para que tomes una prueba espiritual. ¿Cuáles son tus pensamientos acerca de los hermanos de José? Si estás pensando en lo pecaminosos que son, has reprobado la prueba. La respuesta adecuada es verse a sí mismo en el comportamiento de los hermanos. Los hermanos sintieron que fácilmente podían salirse con la suya con el asesinato, pero decidieron al final lograr lo mismo, es decir, deshacerse de José, vendiéndolo a los ismaelitas

El punto es este, si estuvieras convencido de que podrías cometer algún crimen (pecado) y nunca serías descubierto, ¿habría mayor tentación de hacer el acto? Tal vez no matarías a otra persona, pero todos tenemos cosas en nuestro pasado, a veces un pasado no tan lejano, que ciertamente no querríamos que otros supieran. Por ejemplo, es común que las personas se comporten de manera diferente en su ciudad natal, que cuando están de vacaciones en una ciudad distante. La expresión,  “Lo que pasa en Las Vegas, se queda en Las Vegas” testifica esta tendencia.

El verdadero problema con los hermanos era la falta de fe en la realidad de un Di-s omnipresente y omnisciente. Obviamente no importa dónde estés, HaShem está observando. Tus amigos, familiares y otras personas que te conocen tal vez no estén contigo para ver lo que haces cuando estás solo, pero ciertamente un verdadero creyente experimentará la convicción del Espíritu Santo. La verdadera prueba de la madurez espiritual es si estás más preocupado por un amigo que descubra de algún hecho pecaminoso que hiciste, o si pecas contra el consejo de la Palabra de Di-s y que afligiste al Espíritu Santo.

Con el tiempo, los hermanos realmente lamentaron lo que le hicieron a José. Seguramente el pecado de uno lo descubrirá. Llegará un día en que todo estará expuesto. Si realmente crees esto, tu vida reflejará esto. Si no, probablemente estés esperando tu próximo viaje fuera de casa.

[En el Shabbat durante Janucá, se lee también Números capítulo 8.]

Por favor, síguenos y dale like a nuestra página:
error63
fb-share-icon0
Tweet 50

Leave a Reply