¡Shabbat Shalom! – Parashá Lej Lejá

En Israel esta semana.

La lectura de la Torá de esta semana cubre Génesis 12:1 – 17:27. Es el comienzo de la historia de la vida de Abraham, el primer patriarca del pueblo judío. Aquí hay un breve comentario de Baruch:

Parashá Lej Lejá

Con frecuencia, cuando las personas experimentan una situación desagradable, sienten que son víctimas de circunstancias desafortunadas o simplemente están  en el lugar equivocado en el momento equivocado. En otras palabras, no consideran que tal vez están soportando una dificultad de su propia creación. En la porción de la Torá de esta semana, el sobrino de Abraham, Lot, fue capturado por hombres malvados con todas sus posesiones. El texto dice,

Y se llevaron a Lot y sus posesiones, el sobrino de Abram – y se fueron; porque él (Lot) habitaba en Sodoma.” Génesis 14:12

La última parte de este versículo revela que esta cosa mala le pasó a Lot porque vivía en Sodoma. Lot no podía lamentarse, “por qué yo” como si no hubiera jugado ningún papel en ser capturado y perder su riqueza. Más bien, fue porque Lot no podía controlar a sus siervos y por lo tanto tuvo que separarse de su tío y eligió sin oración residir en Sodoma, que se encontraba en esta difícil situación.

La próxima vez que estés sufriendo y te encuentres en una situación desagradable, con espíritu de oración considera que es posible que hayas desempeñado un papel importante en entrar en tu situación actual. El hecho es que la mayoría de los creyentes descuidan la necesidad de que el Espíritu Santo los guíe y dirija sus caminos. La guía y el concilio del Espíritu Santo es fundamental en la vida de todo creyente. Yeshua amonestó a Sus seguidores de esta necesidad cuando dijo,

Pero cuando venga Aquel, el Espíritu de Verdad, Él os guiará en toda la verdad…” Juan 16:13

Del mismo modo, Pablo instruyó que uno necesita buscar a HaShem diligentemente al hacerle peticiones a Él, porque dice él, “todo con oración y súplica“. Uno no puede enfatizar en exceso la importancia de esta declaración. Con demasiada frecuencia, las personas no buscan la dirección del Espíritu Santo sobre las “cosas más pequeñas”, sólo orando cuando se enfrentan a una decisión importante. El rey Salomón, sin embargo, enseñó que en realidad son las cosas más pequeñas las que tienen el mayor potencial de traer dificultades a la vida.

Agarra las zorras, pequeñas zorras (que) arruinan los viñedos…” Cantar de Cantares 2:15

Los pequeños zorros son difíciles de ver y entran en los viñedos sin ser detectados; y sin ayuda, realmente traerán destrucción. De manera similar son las mismas cosas que tendemos a ignorar y no llevar ante el Señ-r que nos posicionan en un lugar donde las dificultades nos descubrirán.

Por favor, síguenos y dale like a nuestra página:

Leave a Reply