¡Shabbat Shalom!

Hombres estudiando fuera de una sinagoga.

A medida que seguimos teniendo regulaciones estrictas, la gente ha encontrado formas de continuar reuniéndose. Note arriba, cómo las reuniones y oraciones en las sinagogas se están llevando a cabo afuera.

Esta semana comenzamos a leer la Torá una vez más. El primer Parashá es Parashá Bereshit. Esta cubre Génesis 1:1-6:8. A continuación, un breve comentario de Baruch:

Bereshit

De la parte de la Torá de esta semana, vamos a aprender un principio muy importante de la interpretación bíblica. Una vez estuve hablando con una persona muy agradable que señaló que en el segundo día de la creación no hay ninguna declaración de que, “Di-s vio que era bueno“, como se dijo en los otros días de la creación. Esta persona quería saber mis pensamientos sobre este asunto. Le respondí que miraría las Escrituras y respondería más tarde. Unos días más tarde, una persona diferente planteó la misma pregunta. Sin embargo, esta vez el individuo tenía una razón e interpretación muy detallada de por qué la frase “Di-s vio que era bueno” no se incluyó en el segundo día de creación.

Esta interpretación sonaba muy parecida a algunas de las interpretaciones jasídicas que he escuchado en otros asuntos. Aunque sus palabras fueron interesantes, el hecho es que sus puntos de vista eran pura especulación. Sus pensamientos en realidad no eran suyos, sino lo que su líder espiritual había enseñado en una conferencia. Ahora, sin embargo, fueron recibidos por mi amigo como una doctrina de las Escrituras de que, si uno no lo aceptaba, sería etiquetado como estando bíblicamente en error. Muchos movimientos religiosos tienen su origen en interpretaciones tan “místicas” que hacen que el mensajero de tales doctrinas sea visto como un receptor único de revelación bíblica y el líder de los verdaderos seguidores de Di-s.

Una Escritura muy conocida a la que acudo con frecuencia fue declarada por Shimón (Pedro),

“Conociendo esto primero, que toda profecía de la Escritura, (sobre) la propia interpretación, no debe basarse”. 2 Pedro 1:20

En otras palabras, la interpretación de la Escritura debe basarse en ese texto en particular con la ayuda de otra Escritura, y no tener su base en las opiniones de un individuo o de un grupo de personas. En este Shabbat, al comenzar a leer de nuevo la Torá, que cada persona se esfuerce por entender su revelación basándose en las pistas que se encuentran en el texto y no en la imaginación del intelecto humano. Hay reglas para interpretar la Escritura y un uso más digno del tiempo es aprender las leyes de la exégesis y la hermenéutica. Si estos términos no son familiares para usted, invierta el tiempo para dominar la metodología de estas dos disciplinas. Sin duda encontrarán que las Escrituras les hablan de una manera mucho más clara.

Por favor, síguenos y dale like a nuestra página:

Leave a Reply