¡Feliz Sucot!

Cada fiesta judía tiene uno o dos elementos principales que realmente caracterizan el significado bíblico del día del festival.  Estos tiempos han sido separados por Di-s para bendecirnos con Su revelación.  Aunque cada uno tiene un cumplimiento en un evento pasado, cada una de las fiestas apunta a un cumplimiento futuro relacionado con el Reino de Di-s.  Obviamente, para Sukkot, es decir, la Fiesta de Las Cabañas o Tabernáculos, uno de los elementos principales es la sukkah “tienda” en sí.  En el libro de Levítico 23, en los versículos 33-36, HaShem habla sobre este tiempo especial de ocho días.  Durante los primeros siete, se requiere que uno more en la sukkah.  Uno de los aspectos principales de la sukkah es que es una estructura de vivienda temporal.  La idea clave aquí es temporal.

Los hijos de Israel tuvieron que morar 40 años en el desierto debido a la falta de fe en Di-s.  Estos 40 años, en comparación con los años de la vida de uno, son un período relativamente largo de tiempo.  Pero, para la historia del pueblo judío, no fue más que una pequeña porción del tiempo.  La razón por la que Di-s sacó a los hijos de Israel de Egipto no era para que moraran en el desierto, sino más bien para entrar en la Tierra Prometida.  ¿Qué nos dicen estas cosas hoy?

Nuestra vida en este mundo no es más que una fracción de nuestro destino eterno.  Pero lo que debemos recordar es que esta fracción es todo preparación para el Reino.  Por lo tanto, uno debe vivir con una mentalidad del Reino.  Cuando uno estudia la Biblia, descubre que una de las personas más fieles fue Juan el Bautista.  ¿Cómo está conectado él con Sukkot?  La Escritura revela que Juan fue quien cumplió la profecía concerniente al profeta en el desierto.  Juan representó a muchos de los otros sacerdotes levíticos que dejaron la obra en el templo de Jerusalén y fueron al desierto a clamar a Di-s para que se moviera en contra de la corrupción que caracterizó a los sacerdotes gobernantes de la última parte del período del segundo templo.  Querían que Di-s interviniera y restaurara Su justicia a la obra del templo.

Si uno estudia la sección de Isaías 40 que se relaciona con Juan, uno puede ver el énfasis de este pasaje sobre el arrepentimiento.  Desafortunadamente, el pueblo en su mayor parte no hizo caso a este mensaje, y el juicio de Di-s cayó sobre el templo en Jerusalén.  La gente no se había alejado de Di-s en un solo momento; su caída representaba un largo proceso de enfocarse en las cosas equivocadas.

Sukkot es una época en la que recordamos que las cosas de este mundo son temporales. Es por eso por lo que Di-s nos mandó a que moráramos esos siete días en la sukkah. Es un tiempo para recordar dónde deben estar nuestras prioridades y énfasis. De la misma manera que los hijos de Israel durante los 40 años querían regresar a Egipto y recordaban las cosas de Egipto, nosotros también luchamos con desear lo material sobre lo espiritual. Tal tendencia es difícil de superar. Esto se hace evidente en el hecho de que los 40 años fueron para que la generación que salió de Egipto muriera y una nueva generación que no tenía la conexión con Egipto, heredara realmente la promesa.  Di-s promete que cualquiera que esté en el Mesías es una nueva creación y las cosas viejas han pasado.  La semana de Sukkot es un gran momento para ver aquellas cosas que representan a Egipto en su vida y para que sean puestas a muerte por la esperanza bíblica en el Reino de Di-s

Por favor, síguenos y dale like a nuestra página:

Leave a Reply