¡Shabbat Shalom! Parashá Ki Tavo

Tel Aviv, ayer.

Ayer tuve la oportunidad de ir a Tel Aviv y pasar un tiempo con nuestras hijas. Siempre disfruto ir a Tel Aviv, para ver lo viejo y lo nuevo, y mezclarme en el ajetreo y el bullicio de allí; ¡y por supuesto estar con nuestras hijas es aún mejor!

La porción semanal de la Torá esta semana es Ki Tavo. La lectura es Deuteronomio 26:1-29:8. Aquí hay un breve comentario de Baruch:

Parashá Ki Tavo

La lectura de la Torá de esta semana se abre con el mandamiento de ofrecer a HaShem el primero de cada fruto de la cosecha. Este mandamiento está conectado con la morada de los Hijos de Israel en la Tierra. De hecho, cuando el individuo da la ofrenda al sacerdote, debe decir:

“He declarado hoy a HaShem vuestro Di-s que he venido a la Tierra que HaShem juró a nuestros antepasados que nos la daría.” Deuteronomio 26:3

Esta ofrenda no debe confundirse con el diezmo, sino que debe entenderse como una ofrenda simbólica especial que reconoce que la fidelidad de Di-s es un camino único. Como creyentes en el Mesías Yeshúa, nosotros también debemos reconocer la fidelidad de HaShem para salvarnos. En el pasaje de Deuteronomio el individuo colocaría una pequeña cantidad de los primeros frutos en una cesta y caminaría hacia el sacerdote para presentarle el don. La cantidad que se le dio al sacerdote no era la parte importante de este mandamiento; más bien era la observancia pública de este mandato lo que era el aspecto principal. La idea aquí es que cuando uno colocaría la fruta en la cesta y caminaría hacia el sacerdote, sus vecinos lo verían cumpliendo el mandamiento y recordarían que fue HaShem quien cumplió fielmente Su promesa que Él había hecho con los patriarcas. También se esperaba que otros vieran esto y siguieran su ejemplo y obedecieran el mandamiento.

Tal vez como creyentes en Yeshúa, nosotros también podríamos recordar la fidelidad de Di-s para enviar a Su Hijo a este mundo y salvarnos, bendiciendo a otro. Hay quienes están necesitados a nuestro alrededor. Algunos están en necesidad financiera, mientras que otros pueden necesitar algún estímulo o algún acto de bondad. Sería prudente orar y preguntarle a Di-s cómo le gustaría que tu reconocieras Su fidelidad a los demás. No basta con simplemente hacer el acto, sino recordar la declaración que se le mandó a uno a hacer ante el sacerdote. Es importante que compartamos con aquellos, a quién HaShem nos lleva a bendecir, la razón por la que estamos haciendo esto. La gente necesita oír que estamos respondiendo a la fidelidad de nuestro Di-s para proporcionar perdón por nuestros pecados por la muerte del Mesías en el madero. Sin esta declaración, el elemento clave de la mitzvá (mandamiento) no se está cumpliendo.

Por favor, síguenos y dale like a nuestra página:

Leave a Reply