Parashá Koraj

La lectura de la Torá de esta semana es Koraj (Números 16: 1-18: 32). Aquí hay un breve comentario de Baruch sobre este pasaje.

Parashá Koraj

En la porción de la Torá de esta semana, uno aprende una importante lección sobre el compromiso y la palabra de uno. Si eres creyente, entonces has hecho un compromiso oral con Di-s; porque Pablo habla de la necesidad de confesar con la boca de uno el Señ-r Yeshúa (Ver Romanos 10:9-10). Obviamente, esta confesión implica un compromiso de la vida de uno con el señorío del Mesías Yeshúa. En otras palabras, un creyente ha sido santificado a Yeshúa. La santificación tiene muchos aspectos, uno de los cuales es el estar separando para un propósito. Uno aprende de las Escrituras que no solo los individuos pueden ser santificados, sino también los objetos. Según la ley judía, una vez que algo ha sido santificado a Di-s, nunca se puede usar para ningún otro propósito.

En Parashá Koraj se lee sobre una gran rebelión contra el liderazgo de Moisés. 250 rebeldes estaban parados con sus sartenes en sus manos listos para ofrecer un fuego extraño a HaShem. Al final, fueron asesinados; sin embargo sus sartenes de fuego permanecieron. Uno lee que Moisés es instruido,

“Dile a Eleazar, hijo de Aarón, el Sacerdote,‘ recoge las sartenes de fuego en medio del fuego y el incienso, dispersa aún más, porque ellos (las sartenes de fuego) fueron santificados “. Números 17:2 (ver Números 16:37 para lectores en inglés (o español))

Compara mi traducción con la versión Reina-Valera 1909 o 1960:

“Di a Eleazar, hijo de Aarón sacerdote, que tome los incensarios de en medio del incendio y derrame más allá el fuego; porque son santificados”.

Hay un par de cosas únicas sobre este versículo. Primero, hay dos palabras diferentes en este versículo para fuego. La Reina-Valera tradujo la primera palabra “incendio” y la segunda palabra “fuego”. No tengo ningún problema con la primera versión de la Reina-Valera de “incendio”, pero es importante darse cuenta de que la segunda palabra se refiere a la ofrenda de incienso que se colocó en las ollas de fuego (incensarios) que aparentemente todavía estaba ardiendo. Es responsabilidad del lector comprender que Aarón está siendo instruido para quitar el incienso de las ollas de fuego antes de hacer algo con estas ollas de fuego. La razón de esto es que las ollas de fuego habían sido santificadas, mientras que el incienso que usaban los 250 rebeldes era probablemente impropio (un fuego extraño). Es probable que haya un juego de palabras en el texto hebreo. La palabra “dispersar” también puede ser una palabra totalmente diferente en hebreo, aunque escrita exactamente de la misma manera, que tiene un significado de “extraño” como en “fuego extraño” que se relaciona con la ofrenda de incienso (ver Levítico 10:1) El punto aquí es que a Eleazar se le está ordenando que retire la ofrenda de incienso de los rebeldes de las sartenes de fuego, dispersando el incienso como dice la Reina-Valera “más allá”. Traduje la palabra “más allá”, como significando lejos de la Tienda de Reunión.

Después de completar esto, se le dice al lector que las ollas de fuego fueron martilladas para cubrir el altar (ver versículo 3, lectores en español 16:38). La pregunta que debe hacerse es ¿por qué no se descartaron simplemente las ollas de fuego en lugar de convertirlas en una cubierta para el altar? Algunos responderían a esta pregunta basándose en información adicional provista en el texto, es decir, “para que puedan ser una señal (recordatorio) para los hijos de Israel” de no comportarse como Koraj y sus rebeldes. Aunque esto es cierto, también hay que decir que las sartenes de fuego no pueden simplemente descartarse porque habían sido santificadas. En otras palabras, debido a esta santificación, solo podían usarse para un propósito sagrado (por favor recuerde que la palabra santificado o santificación se deriva en los idiomas bíblicos de la palabra “Santo”).

Por lo tanto, debido a que el creyente ha sido santificado, también debe recordar que está prohibido participar en cualquier comportamiento que no sea apropiado para un seguidor del Mesías. De manera simbólica, Eleazar funciona como el Espíritu Santo, que siempre lleva al creyente a separarse de aquellas cosas que Di-s rechaza o desaprueba. Mientras lees Parashá Koraj en Shabbat, pídele al Espíritu Santo que te muestre qué cosas necesitas eliminar de tu vida para que no te comportes como Koraj y su congregación, sino como los verdaderos sirvientes que HaShem había elegido.

Por favor, síguenos y dale like a nuestra página:

2 Replies to “Parashá Koraj”

    1. ¡Amen, Hermana Eugenia! Muchísimas gracias por tu comentario. Es nuestro deseo ser de bendición y comentarios como el tuyo nos animan. ¡Bendiciones! Yosef

Leave a Reply