Shabbat Shalom ~ Parashá Beha’alotja

¡Esa pareja que se toma una “selfie” es Baruch y yo!

A continuación, encontrarán un breve comentario de Baruch sobre la porción de la Torá de esta semana. ¡Bendiciones!

En la porción de la Torá de esta semana, uno encuentra la misma tendencia que existe hoy entre algunos creyentes que también estuvo presente entre los hijos de Israel en el desierto. La gente espera que Di-s les dé lo que quieren en lugar de buscar cómo podrían servirle y hacer su voluntad. Uno lee que había un grupo con los Hijos de Israel que hablaba lo siguiente:

“Y los reunidos, que estaban en medio de él (en medio del pueblo de Israel) codiciaron la lujuria y también los hijos de Israel respondieron y lloraron y dijeron: ‘¿Quién nos dará de comer carne?’. Recordamos el pescado que comimos en Egipto gratis, la calabaza y la sandía y la berenjena y las cebollas y el ajo “. Números 11:4-5

La palabra hebrea que yo traduje “los reunidos” es והאספסף se deriva del verbo hebreo, “reunir”. Se entiende que se refiere a aquellos gentiles que se reunieron con los hijos de Israel durante sus andanzas por el desierto. Cuando este grupo comenzó a quejarse y a codiciar las cosas que les faltaba en el desierto, los hijos de Israel se unieron y pidieron carne porque no estaban satisfechos con el maná. Pidieron carne de una manera muy significativa. No se volvieron hacia HaShem y le suplicaron directamente; más bien gritaron: “¿Quién nos dará de comer carne?” Hay dos aspectos importantes en esta declaración. La primera es que la palabra “quién” muestra una apertura a cualquier dios. El punto es que no solo estaban insatisfechos con el maná, sino también con el Di-s que proporcionó el maná y el “quién” revela que, si otro les proporcionara carne, lo abrazarían. Los estudiosos entienden esto como una demostración de la tendencia de Israel a caer en la idolatría tan fácilmente. El segundo aspecto es que preguntaron “¿Quién nos alimentará con carne?”. Esto significa que no solo querían que se les proporcionara carne, sino que querían ser alimentados como cuando un padre alimenta a un bebé. Esto muestra una inmadurez (una inmadurez espiritual) que es la base para que Israel caiga en pecado una vez más tan fácilmente.

Pablo enseñó que “el Reino no es comida y bebida, sino justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo” (Romanos 14:17). Tengan en cuenta que la frase, “… y gozo en el Espíritu Santo” se refiere a la satisfacción que se encuentra en una relación personal con el Mesías Yeshúa que se experimenta por medio del Espíritu Santo que mora en el interior. Si uno no está satisfecho con conocerlo y servirlo, sino que enfatiza lo material, es decir, la comida, entonces demuestra cuán lejos está de HaShem.

El hecho de que ansiaran la vida en Egipto y dijeran que comían gratis ciertamente no es una declaración precisa. Satanás a menudo engaña a quienes codician el pecado haciéndole creer que la vida pecaminosa (Israel estaba esclavizado al pecado en Egipto) es muy diferente de la realidad del asunto. Satanás a veces elimina el recuerdo del dolor y la miseria del pecado cuando consideramos pecar nuevamente y solo nos enfocamos en las gratificaciones carnales. Muy a menudo, la lujuria da a luz al pecado, porque uno es engañado por el padre de las mentiras, y no considera los planes y propósitos del Señ-r.

Tú también estás en un viaje, no en un viaje de búsqueda de placeres carnales o incluso de obtener tu voluntad. Tu voluntad debe ser clavada en la cruz porque la voluntad de uno no es la voluntad de HaShem. Lo que nos puede faltar en esta era para la búsqueda de la justicia es pálido en comparación con lo que los fieles recibirán en el Reino.

Por favor, síguenos y dale like a nuestra página:

Leave a Reply