Viaje en Israel – Día 7

En el lugar del pavimento, donde Yeshúa fue condenado por Pilato para ser crucificado.

El domingo no me uní al grupo, ya que tenía un trabajo que necesitaba ponerse al día. Por lo tanto, quiero expresar mi agradecimiento por las fotos que me fueron suplidas.

El grupo comenzó el día en las excavaciones del muro sur. Estas excavaciones han descubierto asombrosas estructuras relacionadas con el segundo templo en el lado suroeste del monte del templo, incluida la estructura del arco Robinson, la calle pavimentada con evidencia de la destrucción de Jerusalén y un tramo de escaleras que conducían al templo.

Luego, el grupo tenía una reservación a las 10:00 am en la Ciudad de David. Esto incluye el Túnel de Ezequías (ver abajo) y también el Estanque de Shiloach, donde el ciego fue enviado a lavarse (ver Juan capítulo 9) para recuperar la vista. Este es uno de los sitios más importantes en Israel. El palacio del rey David ha sido descubierto, así como muchas otras cosas que confirman varias cosas que se encuentran en las Escrituras.

Túnel de Ezequías (el húmedo).

Luego el grupo atravesó el túnel de Ezequías. Hay una opción para atravesar el túnel húmedo o el seco. Este increíble túnel fue excavado desde cada extremo y se encontró en el medio casi a la perfección. Data del reinado de Ezequías de Judá (finales del siglo VIII y principios del siglo VII a. C.) y corresponde a las “obras de agua” mencionadas en 2 Reyes 20:20 en la Biblia. El rey Ezequías preparó a Jerusalén para un asedio inminente por parte de los asirios, “bloqueando la fuente de las aguas del alto Gihón y guiándolos directamente hacia abajo al oeste a la ciudad de David” (2 Crónicas 32).

Después del túnel, el grupo visito por un tiempo el Kotel. Esto fue especialmente agradable para aquellos que no participaron en el recorrido a pie en Shabbat.

El grupo terminó el día de la gira en el “pavimento” donde los soldados apostaron por la ropa de Yeshúa. Mateo 27:35 dice:  “Cuando le hubieron crucificado, repartieron entre sí sus vestidos, echando suertes, para que se cumpliese lo dicho por el profeta: Partieron entre sí mis vestidos, y sobre mi ropa echaron suertes.” (RV1960)

El día terminó en Beit Chesed (ver Juan 5) aquí es donde el hombre que estuvo paralítico durante 38 años fue sanado y se encontró con Yeshúa en el Templo.

Beit Chesed.

Lamenté haberme perdido el día, pero disfruté escuchando sobre el de los participantes.

Por favor, síguenos y dale like a nuestra página:

Leave a Reply