¡Shabbat Shalom! Parashat Ki Tavo

pretty small palms

Regresamos a salvo a Israel y compartiré más con ustedes sobre nuestro viaje a Australia. En este momento, sin embargo, me gustaría compartir con ustedes un breve comentario de Baruch sobre la Porción de la Torá de esta semana, Ki Tavo.

¡Esperamos que se unan a nosotros en nuestra transmisión en vivo, Live Stream, mañana! ¡Shabat Shalom!

En la porción de la Torá de esta semana, Moisés pronostica la entrada de Israel en la Tierra Prometida y un ritual importante por el cual pasarán los Hijos de Israel. Este ritual involucró a las 12 tribus parados de pie en dos montañas: el Monte Grizim y el Monte Ehval. El Monte Grizim está asociado con la Bendición, mientras que el Monte Ehval está conectado a la Maldición. Lo que es interesante es por qué Shimon, Levi, Yehuda, Isacar, Yosef y Binyamin tienen la orden de pararse en el Monte Grizim; mientras que Reuven, Gad, Asher, Zebulun, Dan y Naftali son ordenados al Monte Ehval.

Las primeras seis tribus mencionadas en este pasaje provienen todos de Leah o Rachel. Estas dos mujeres eran parte de la familia de Abraham. Abraham está asociado con la bendición. Todas las otras tribus, con excepción de Rueven, vinieron de Bilha o Zilpa. Estas dos eran sirvientas y, por lo tanto, estaban asociadas con la Maldición. ¿Por qué fue esto? La respuesta es porque el pecado y la maldición van de la mano. ¿Dónde se encuentra la idea del pecado dentro del texto? Uno necesita recordar que el primogénito de Jacob fue Rueven. Él no estaba en la lista con los otros hermanos que vinieron de las matriarcas Leah y Rachel. ¿Por qué quedó Rueven fuera? La respuesta se encuentra en el libro de Génesis.

“Y acaeció, morando Israel (Jacob) en aquella tierra, que fué Rubén y durmió con Bilha, la concubina de su padre; lo cual llegó á entender Israel oyó”. Génesis 35:22

Este acto pecaminoso trajo una maldición sobre Rueven, ya que perdió su derecho como el primogénito y se le dio a los hijos de Yosef (ver 1 Crónicas 5: 1).

Un principio importante para aprender de todo esto es que es una obediencia justa a la palabra de Di-s, que se encuentra en la fe (Fe Abrahámica) que posicionará a una persona donde será bendecida por Di-s. Aquellos que están relacionados con el pecado y la esclavitud que acompaña al pecado estarán posicionados donde experimentarán la maldición.

Ahora que se comprende esta verdad bíblica, cada persona debe elegir qué herencia va a abrazar: la fe del pacto de Abraham o la esclavitud de las dos siervas. Antes de la obra redentora del Mesías Yeshua era imposible elegir la bendición, pero ahora, como se lee en la lectura profética de esta semana (Haftará),

“Levántate y resplandece, que ha venido tu lumbre (Mesías), y la Gloria de Adonai ha nacido sobre ti.” Isaías 60: 1

Todo lo que uno tiene que hacer para encontrar la bendición es prestar atención a las palabras de Juan que dijo: “… si andamos en la Luz …” (Véase 1 Juan 1: 7).

Por favor, síguenos y dale like a nuestra página:

Leave a Reply